Carta personal.  Mayo 2009

Hola Queridos Amigos Yoghis,

¿Puedes creer que ya estamos acercándonos a la mitad de 2009?  Me he notado en muchos momentos de este año estresado y corriendo de un lado a otro tratando de lograr las tareas que me proponía.  En ciertos momentos, a través de la energía de la gracia divina, la cara de un desconocido en la calle, o de la persona que me estaba atendiendo en una tienda captaba mi atención y me sacaba de este sueño de ajetrearme. 

En eses momento me daba cuenta que la misión me mi vida no es lograr las cosas en mi lista de tareas (en este momento, uno de estas tareas es construir un negocio exitoso). Chulear cosas de mi lista no me hará feliz, ni me dará la paz interior porque mi mente siempre inventará más y más retos que debo cumplir para sentirme capaz, exitoso y digno.

Me di cuenta que lo que sí me hace feliz y tranquilo, es cuando realmente veo estas caras, y la divinidad que yace detrás de ellas, cuando me paro de mi lista y de mis “quereres” y percibo la vida como un baile infinito de imagines, sonidos, sensaciones, impresiones envueltos en momentos sencillos….... …..momentos humildes……momentos que no cuestan nada experimentar, porque son nuestro derecho en esta vida y existen en cantidades infinitas esperando que nosotros les pongamos nuestra atención.

Namaste

Martin


Lo siguiente son palabras tibetanas susurradas en los oídos de los recién nacidos y los que están en el proceso de morir…. (tomadas de una charla del maestro budista Jack Kornfield sobre la “no-delusión”)




“O reyes y reinas, príncipes y princesas, cada uno de ustedes de un nacimiento noble, con la dignidad de un buddha.

Recuerda tu naturaleza, recuerda quién eras antes de nacerte en este cuerpo y a lo que regresarás.

No olvides esta verdad.  Las visiones y apariencias de mundo tomarán todas las formas, dependiendo de tu karma; de tu miedo y codicia.

No hay necesidad de involucrarte con ellas, ni tenerles miedo.  Descansa en tu naturaleza verdadera, mi amigo.

Recuerda la luz clara y pura de dónde viene todo y a dónde todo regresa – es tu propia naturaleza pura, es tu hogar.


Recuerda estas enseñanzas, recuerda la luz de tu propia naturaleza, eso no muere.

Si puedes mirar todas las visiones y experiencias del mundo y darte cuenta que son compuestos de la misma luz clara de tu propia mente y del universo completo, estarás libre.


No importa dónde o lo lejos que vagues, la luz es solamente un milisegundo, una fracción de una respiración de distancia de ti. 

Nunca es tarde reconocer la luz clara, la verdad."
Comments